Con esta moda de reciclar palés, tengo en casa bastantes láminas de madera a las que, por supuesto, estoy dispuesta a darles un segundo uso.

En esta ocasión os traigo una forma sencilla de utilizar una de ellas para decorar cualquier rincón de casa con diferentes mensajes.

Necesitamos:

- Lámina de madera
- Pintura blanca (o del color que más os guste para la base)
- Lija
- Pincel
- Acuarela líquida
- Cuerda de rafia
- Hembrillas o alcayatas

Allá vamos!

Pintamos la madera con el color base, en mi caso, blanco.

Después de secar, dibujamos el boceto del dibujo que vayamos a hacer a lápiz.



Decoramos sobre el lápiz con las acuarelas o pintura. En mi caso utilicé un pincel recargable y acuarela líquida de diferentes colores.




Lijamos toda la madera para darle un toque "envejecido" y vintage.



Ponemos las hembrillas y atamos la cuerda para poder colgar.



Y listo!!




Siempre me han encantado los cactus y, aunque se dice que no requieren muchos cuidados, confieso que a mi me duran menos de lo que quisiera... vamos, que prácticamente todos se me mueren.

Hoy os traigo una idea rechula para tener unos cactus de tela molones y que nos duren toda la vida, y sin regar!

Necesitamos:

- Un retazo de tela, atreveos con telas originales!
- Hilo, aguja
- Macetero pequeño
- Piedras o arena
- Relleno de peluche

Let's go!



- Dibujamos un patrón en papel con la forma del cactus que más nos guste, yo opté por este con una forma ancha en el centro y dos "brazos".

- Utilizamos el patrón para cortar la tela con esa forma, dejando como unos 5 mm más en el borde para poder coserlo. Le damos la vuelta al patrón y repetimos la operación en otra parte de la tela para tener así dos trozos "enfrentados".



- Una vez que tengamos las dos partes las juntamos con la cara "vista" hacia dentro para poder coserlo al revés.



- Cosemos por todas las partes dejando un trozo libre para poder meter el relleno.

- Le damos la vuelta con cuidado y introducimos el relleno poco a poco.



- Una vez que tengamos todo el relleno que le quepa dentro, cosemos el trozo que queda abierto.

- Pegamos al fondo del macetero con cola y rellenamos con piedras o arena. En mi caso decoré con pintura el macetero para darle un toque diferente.




Et voilà!






Aunque en estas fechas solemos estar "a tope" con poco tiempo para manualidades y demás, he querido sacar un huequín para enseñaros el resultado de dos de mis pasiones: manualidades y lettering. Con un poco de silicona como veréis a continuación podemos hacer infinidad de composiciones muy resultonas.

En esta ocasión hemos elegido motivos navideños, por lo que la silicona que hemos usado va acorde con la temática.


Necesitamos:

- Silicona de colores
- Pistola de silicona
- Papel de horno
- Rotuladores


Allá vamos:

Escribimos en un folio lo que queramos representar después con la silicona.



Aplicamos la silicona siguiendo la plantilla.



Et voilà!



¿Qué os ha parecido?


Me encontré con algunos vídeos en youtube donde explicaban cómo hacer este manjar y no dudé ni un segundo en probarlo. Para que os hagáis una idea tiene una textura y sabor como las napolitanas. Os dejo con el proceso que como veréis no lleva más de 15 min prepararlo:

Necesitamos:

- Masa de hojaldre (en el mercadona la venden en la sección de frescos, junto a la masa de pizza)
- Nocilla
- Huevo
- Harina

Allá vamos:

Amasamos el hojaldre para dejarlo bien fino y estirado. Si no tenéis rodillo con una botella bien limpia se hace sin problemas.




Colocamos un plato como molde para cortar la masa con forma redonda. Hacemos lo mismo con la otra de tal manera que nos queden dos círculos. Los sobrantes no los tiréis! podéis utilizarlos para hacer mini bocaditos crujientes rellenos de lo que más os guste, eso sí, no lo volváis a amasar porque el hojaldre perderá sus propiedades.




Ponemos la nocilla, más o menos medio bote según os guste. Podéis añadirle frutos secos, pasas o hacerla con jamón york y quedo en plan "salado" ;)




Una vez tengamos la nocilla en la masa colocamos la otra encima y apretamos los bordes para que quede "cerrada".



Con un vaso hacemos una marca justo en el medio de la tarta. Sólo marcar, sin cortar.


Untamos con huevo batido.



Y a continuación hacemos unos cortes, concretamente son 16, de este modo:




Y cogemos cada una de las partes y las giramos. La primera hacia la derecha, y la siguiente a la izquierda, de tal manera que queden enfrentadas, y así con todas y cada uno de los trocitos que hemos cortado.








Volvemos a ponerle huevo con un pincel:


La metemos en el horno y la dejamos unos 20 min a 180º.


Y listo!!